En Hache, constantemente estamos trabajando con emprendedores y nos toca ver de primera mano, sus experiencias y los retos a los que se enfrentan. En el tiempo que llevo trabajando con clientes y desde mi reciente experiencia personal, he aprendido un par de cosas que me gustaría compartir con los nuevos emprendedores.

1. Tienes una idea y no sabes cómo empezar

Esto es algo muy común entre emprendedores. Lo único que puedo decir con respecto a esto es: ¡HAZLO! ¿Tienes una idea? ¡Vas!

Materialízala, haz el producto o el servicio, empieza a hacer muestras y pruebas. No tener todo resuelto desde un inicio es parte del proceso. Qué más quisiéramos que tener todo el capital para que el producto sea perfecto desde el inicio, pero para muchos emprendedores esto no es tan factible.

Así que solo hazlo con lo poquito o mucho que tengas, todo lo demás viene en consecuencia y se va dando conforme la marcha. Eso sí, sé organizado y responsable con tu inversión y reinversión.

Hay que hacer pruebas, usarlas, hacer cambios y mejorar. Da a conocer tus productos y deja que la demanda fluya. El aprendizaje que esto te da es invaluable. Y además, es mucho mejor cometer errores antes de invertir en grande.

2. ¿Tendrá éxito?

Otra de las cosas que muchos nos preguntamos (y probablemente nos sigamos preguntando siempre) es si tu idea tendrá éxito o no. Esto es algo que sólo sabremos si lo hacemos. Así que, de nuevo, ¡Vaaaas! ¡Hazlo! Sin miedo. Ponle todas las ganas, todos los días y mucho mucho amor (por más cursi que suene, esto se refleja). Lo demás ya el tiempo lo dirá.

El éxito no va a ser algo que te llegue por suerte, ni que dependa enteramente de la demanda: trabajar en construir una marca fuerte y crear un producto de calidad es muy importante.

3. Plan de negocios ¿sí o no?

A veces nos atoramos en el plan de negocios, queremos tenerlo súper definido y estructurado. Por lo que he visto, si bien es una herramienta importante, no puedes permitir que esto sea algo que te frene.

Apoyarse en expertos y en todas las herramientas e información que gente experimentada a ha compartido, ayuda mucho (eso sí, es mejor asegurarse que la fuente sea confiable).

Definir tus productos y tu estrategia de marca, al igual que el plan de negocios te servirán para aumentar el valor de la marca y conseguir inversionistas o financiamientos. No dejes esto en el olvido, pero tampoco lo uses como excusa para no empezar.

4. La primera impresión cuenta

En cuanto a la marca, apóyate con expertos, la primera impresión es importante. Especialmente en el tema del nombre. Por temas de inversión, puedes cambiar o ir perfeccionando la identidad, pero cambiar un nombre de marca es mucho más costoso: es empezar de cero y borrar todo el camino ya recorrido. Registra tu marca, esto es vital.

Investiga a tu competencia, asegúrate de estar haciendo algo diferente. Conoce bien a tu mercado y “escúchalo”. Escúchalo en cuanto a la demanda, observa qué es lo que más se vende y sé propositivo con tus productos. Define tu oferta de valor.

5. Focus

Tener tus objetivos claros y saber a dónde te gustaría llevar tu marca y productos, es esencial. Siempre es bueno escuchar a gente de confianza y tener oídos abiertos a todos, pero al final, trabaja en función a tus objetivos, a lo que tú quieres lograr.

En cuestión de temas especializados, siempre escucha a los expertos, ya lo dije mucho, pero realmente es algo que funciona. Recuerda que la opinión de la Tía Lupita es muy valiosa, pero ella habla desde su perspectiva personal. 

Al principio, todos van a tener algo que decir acerca de tu producto o de tu negocio, pero escuchar a todos no es el camino, sino escuchar al que sabe, al que puede aportar algo valioso para tu marca.

Algo que he notado con los emprendedores que trabajamos, es que tienen fe en sus proyectos. Nunca la pierdas, es importante. Sé persistente. En el camino habrá obstáculos, pero no te rindas. Sigue a tu intuición y asesórate en los temas que no domines. No olvides que aquí estamos para los temas de branding y que podemos apoyarte con una llamada de consultoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *