– ¿A dónde iremos a comer?

– A un lugar en donde haya área de juegos.

Todos hemos escuchado esta conversación en alguna parte de nuestra vida. Antes, éramos la razón por la que se necesitaba el área de juegos. Ahora, en la adultez, somos quienes la piden para que el hijo/sobrinito en turno se entretenga y nos deje platicar.

Y si bien, a la hora de elegir un restaurante también consideramos aspectos como el sabor, la cantidad, el estilo o el precio, la realidad es que algo tan simple como un área de juegos puede ser la diferencia entre disfrutar la experiencia y no hacerlo en absoluto.

Se le llama valor agregado a este tipo de características o servicios “extras” ofrecidos por una empresa. Su objetivo principal es mejorar la experiencia del cliente y generar, precisamente, un valor más allá de lo esperado, que lo haga diferente de la competencia.

Pero, ¿cómo puedo saber qué valor agregado tengo que ofrecer a mis clientes?

La realidad, es que no hay una fórmula para obtener el valor agregado ideal. La clave está en observar a tus consumidores e identificar una necesidad complementaria a tus servicios que no está siendo cubierta y que mejoraría considerablemente su experiencia en tu negocio.

Para tenerlo más claro, podemos analizar 5 ejemplos de negocios que, en mi opinión, lograron identificar un valor agregado prestando atención a sus clientes.

1. Vendedores capacitados en empresas como BestBuy o Apple, que pueden guiarte y asesorarte en tu proceso de compra. Además de asegurar una venta, también dejan al cliente con un buen sabor de boca al obtener una atención personalizada.

2. En algunas gasolineras, los choferes de camiones de carga reciben café, galletas y acceso gratuito a salas de descanso y servicios de regaderas.

3. Tal vez parezca algo irrelevante, pero recibir una botella de agua al subir al auto o que el conductor te ofrezca un cargador para tu teléfono, marcó una gran diferencia entre la experiencia en un servicio de taxis normales y el que brindan empresas como Uber y Cabify.

4. Al dejar tu automóvil en servicio, algunas agencias automotrices te “prestan” otro auto o te llevan gratuitamente a tu casa u oficina.

5. Algunas tiendas departamentales ofrecen el servicio gratuito de ajuste o sastrería en la ropa que compras. Más allá de significar un ahorro para el cliente, también mejora la experiencia al recibir, como producto final, una prenda ajustada a medida.

Las cosas como son: todo lo anterior cuesta. A veces más, a veces menos, pero todo cuesta. Sin embargo, más allá de verlo como un gasto innecesario o un despilfarro, procurar un valor agregado, debería ser visto como una inversión.

La percepción de estar recibiendo más de lo que está pagando o más de lo que ofrece la competencia, puede ser un factor decisivo del cliente al elegir a una marca por encima de la otra.

Muchas veces, un detalle estratégico es todo lo que se necesita.

Si aun no estás seguro de cómo agregar valor a tu negocio, ponte en contacto con nosotros.

2 Comments

  • Un buen punto tocado por el artículo, es que se debe de tener capacitado al personal de ventas, en el caso de los establecimientos de alimentos y bebidas son los meseros, ya que ellos harán la labor de mantener al cliente o alejarlo. Al igual muchos establecimientos se están dando cuenta de la importancia de tratar muy bien al cliente, ya que esto se refleja en comentarios positivos al establecimiento y como consecuencia más gente va a querer visitar el establecimiento. Un comentario negativo puede hacer perder no solo al cliente que ha dejado ese comentario, sino que de igual manera a futuros clientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *