Para muchos negocios, la cuarentena ha representado cambios: disminución de ventas, variación de horarios, transformación en sus intercambios comerciales, proyectos puestos en pausa y una larga lista de alteraciones en su funcionamiento habitual.

En la mayoría de los casos, nos encontramos con una menor carga laboral y, si lo sumamos al distanciamiento social, el resultado es tiempo libre que antes no teníamos y que podemos utilizar sabiamente trabajando en fortalecer nuestra marca.

Es el tema que siempre ponemos “para después” y que, como siempre estamos trabajando sobre la marcha, ese “después” nunca llega. Por eso es tan común que los negocios surjan y crezcan sin tener necesariamente una marca fuerte como cimiento. Sin embargo, es importante, pues con una marca fuerte y una estrategia en mente, es mucho más fácil afrontar situaciones como la actual y recuperar el paso.

Aunque el branding suele ser percibido como un proceso centrado en la parte visual de la marca, su origen es mucho más profundo: una construcción conceptual a partir de los valores de marca y su gestión estratégica.

Existen 5 preguntas básicas que pueden ser un muy buen primer paso para que tu marca deje de “flotar” y tenga cimientos firmes:

1. ¿Quién es tu marca?

Definir quién es tu marca va más allá de contestar el giro de tu negocio o la promesa de ser el mejor en su categoría. Tenemos que comenzar a preguntarnos y a respondernos aterrizando aspectos como:

Descripción comercial: lo que mi marca ofrece a su consumidor, qué tipo de producto o servicio puede esperar.

ADN de marca: los valores, personalidad y características que establecen la forma en la que mi marca se comunica con sus usuarios, tratando de imaginarla como un personaje que les resulta agradable, interesante y confiable.

2. ¿Quién es tu mercado?


“Todos me compran” no es la respuesta correcta.

Para sacar mayor ventaja de nuestra marca, debemos entender a nuestro mercado ideal a un nivel más personal, tratando de concebirlos como perfiles con gustos, intereses y hábitos de consumo específicos. Esto nos permitirá desarrollar mensajes y comunicación con un enfoque mucho más preciso. 

En esta cuarentena, por ejemplo, nos puede ayudar a visualizar qué cambios en sus hábitos de consumo podemos aprovechar para posicionar nuestra marca o impulsar las ventas de nuestro producto o servicio.

3. ¿Quién es tu competencia?

No se trata de ver lo que hace el de al lado y copiarlo, sino de identificar tendencias para elegir cuáles tomamos y de cuáles nos conviene diferenciarnos. Directa o indirectamente, siempre hay un negocio con características similares al nuestro que podemos tomar como referencia.

4. ¿Qué te hace diferente de tu competencia?

Si tenemos claro quiénes somos y podemos identificar los valores y características que conforman nuestra marca, es mucho más fácil encontrar estos mismos valores y características en las marcas a nuestro alrededor.

De esta forma, también podemos identificar cuáles son los elementos que nos hacen diferentes y cuáles son los que compartimos. Incluso, podríamos llegar a la conclusión de que es necesario replantear, añadir o dejar atrás algunos de ellos, para que nuestra marca tenga un concepto o una promesa diferenciadora.

5. ¿Cómo deberías comunicar estas diferencias?

Ya sabemos quiénes somos, qué nos hace diferentes y quién es nuestro mercado. En este punto, probablemente tengas un panorama más amplio acerca de qué es lo que deberías estar comunicando y a quién deberían estar dirigidos tus mensajes.

Al conocer, construir y fortalecer tu marca, los esfuerzos de comunicación pasan de ser golpes al aire, a convertirse en decisiones estratégicas y enfocadas. Analizando lo que tu mercado espera o anhela y lo que tu marca puede ofrecerle, es mucho más fácil tener certeza de que el mensaje, el estilo, el tono y el medio son los adecuados.

Si te interesa aprovechar la cuarentena para trabajar con tu marca, podemos ayudarte. ¡Contáctanos!

suscríbete al newsletter

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *