Se le llama co-branding a la alianza estratégica entre dos o más marcas, a fin de beneficiarse ambas partes. La fórmula es la siguiente:

Esta estrategia de marketing se ha vuelto cada vez más popular, pues le da a las marcas la oportunidad de cruzar segmentos de consumidores y crear experiencias nuevas. Esto se traduce en más consumidores, comprando más productos, generando más ingresos.

Al aportar cada uno valores diferentes en la alianza, es interesante identificar y tratar de entender cuál es la clave del éxito del co-branding entre ciertas marcas.

Analicemos, por ejemplo, algunas alianzas populares en los últimos años y su fórmula de valores:

Cinépolis (experiencia, credibilidad)
+
Takis Barcel (sabor único, posicionamiento)

Recientemente, Cinépolis y Barcel se unieron, creando las palomitas con Takis. Tuvieron tanta respuesta, que se convirtieron en tendencia en redes sociales. Esto ayudado, por supuesto, por una campaña de lanzamiento que incluyó a varios medios nacionales.

MAC (status, credibilidad, profesional)
+
Selena (estilo, orgullo latino, fans apasionados)

MAC ha creado líneas en cobranding con diferentes temáticas y personajes. Hace un par de años, lanzó una colección de productos colaborando con la marca Selena, de la fallecida cantante texmex. La línea estaba basada en el estilo y los tonos que la cantante utilizaba en el escenario. 24 hrs después de su lanzamiento, se había agotado.

El Globo (tradición, prestigio en pastelería)
+
Marinela (posicionamiento, nostalgia, sabor único)

Cumpliéndole el sueño de la infancia a muchos, El Globo lanzó a la venta dos pasteles en colaboración con Bimbo (Marinela): Pingüino y Gansito gigantes. El mensaje principal de su campaña de introducción fue #ParaNiñosGrandes, haciendo evidente el guiño a la nostalgia.

Versace (exclusividad, alta moda)
+
H&M (accesible, popular)

La prestigiada casa de moda y la popular marca de fast fashion se unieron momentáneamente hace varios años, acercando masivamente los diseños de alta costura a los apasionados de la moda, a precios mucho más accesibles que las prendas regulares.

GoPro (tecnología, aventura)
+
Red Bull (energía, aventura)

La aventura de esta colaboración llegó al espacio y rompieron el récord del salto de mayor altitud, cuando el paracaidista Feliz Baumgartnet descendió desde una altura aproximada de 36,576 metros. Más de 40 cadenas de televisión y 130 medios digitales transmitieron el salto en directo. 

Tere Cazola (prestigio, tradición)
+
Philadelphia (sabor único, calidad)

Uno de los co-brandings más exitosos en la península yucateca, probablemente sea el de Tere Cazola con Philadelphia. Desde hace varios años, las dos marcas se aliaron y Tere Cazola ha creado una basta variedad de productos con el respaldo de Philadelphia. Entre ellos, la Rosca Brioche, uno de sus productos estrella.

Las fórmulas en las alianzas anteriores tuvieron un resultado favorable. Sin embargo, no todas las alianzas son así de exitosas. Una de los “fails” más sonados, por ejemplo, fue el de Lego (juguetes armables)  + Shell (petrolera). Ellos tuvieron una alianza por 50 años, en la que Lego creaba juguetes que emulaban gasolineras. En 2014 decidieron no renovar el contrato debido a acusaciones hacia Shell de daño medioambiental.

Antes de establecer una alianza estratégica (co-branding) con otra marca, 5 cosas que debemos preguntarnos:

1. ¿Son compatibles nuestros valores de marca?

Asegúrate de que la marca con la que establecerás la alianza, tiene una visión similar a la tuya. No importa qué tan increíble suene el co-branding, si los valores de las marca se contraponen, a la larga generará confusión en los consumidores.

2. ¿Confío en la marca con la que me aliaré?

Investiga la reputación de la marca y su forma de operar. La relación de co-branding, como cualquier otra relación de negocios, debe establecerse con confianza y límites claros.

3. ¿Es nuestro target similar?

Uno de los aspectos más importantes a considerar, es la compatibilidad de perfil de consumidores. Impulsar un co-branding que no comparte target, es invertir dinero y esfuerzo en algo que, probablemente, no será redituable.

4. ¿Estamos aportando una inversión equitativa?

Incluso si comparten objetivos en común y son compatibles, la fuerza que aporta cada marca, no siempre es 100% equitativa. Los beneficios y ganancias que surjan a partir de la alianza, deberán ser establecidos antes de comenzar.

5. ¿Es, en verdad, algo que a mi target le interesa?

Es, probablemente, la pregunta más importante. Independientemente si todo lo anterior es compatible, hay que cuestionar si la razón de esta unión es un gusto personal, algo que, de lejos, parece buena idea, o si está relacionado con los hábitos y deseos de los compradores de ambas marcas.

El proceso para comenzar con un co-branding exitoso, debería estar lleno de análisis de la marca propia y de la marca con quien se desea establecer una alianza.

¿Quieres hacer un co-branding y no sabes por dónde empezar? Contáctanos.

suscríbete al newsletter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *