Es hora de renovar tu negocio, pero no sabes de por donde empezar. Tienes una idea acerca de las cosas que hay que cambiar, pero no estás completamente seguro. Sientes que va a ser un proceso largo y costoso. Te da miedo comenzar, que nada se concrete y termines desperdiciando tiempo, esfuerzo y dinero.

Hay buenas y malas noticias:

  • La mala, es que las renovaciones a veces son largas, costosas y no se concretan.
  • La buena, es que eso se puede evitar si estructuras un proceso de renovación de acuerdo a tus necesidades y posibilidades.

Para que las renovaciones en tu negocio te proporcionen los resultados que esperas, te recomendamos considerar lo siguiente:

Investiga

Existen varias formas de saber la percepción que tienen tus clientes de tu marca y por qué te visitan menos: desde métodos de investigación interna, hasta una investigación de mercado profunda.

Una investigación de mercado representa una inversión de tiempo, esfuerzo y dinero, sin embargo, a largo plazo tomar una decisión estratégica y fundamentada suele ser más barato el que tomar decisiones “por corazonada”, que derivan a inversiones cuyo beneficio no fue el esperado.

Analiza

Algunos aspectos a considerar deberían ser:

  • ¿Es actual?

Una razón común que puede llevar a un negocio a reducir sus ventas, es que el producto o servicio que ofrece ya no sea vigente. Si piensas en la función que tiene tu producto en la vida de tus consumidores, ¿existe alguna forma de obtener este beneficio de manera más fácil, económica o rápida?

Si pensamos, por ejemplo, en el caso de las plataformas de transporte como Uber o Cabify y lo comparamos con los servicios tradicionales, las plataformas te permiten contratar el servicio de forma inmediata. Además, te aportan beneficios como el pago con tarjeta e información del conductor, que se traducen en un servicio más seguro y eficaz.

  • ¿Está capacitado tu personal?

La valoración de un buen producto o servicio, depende de que el personal esté propiamente capacitado. Si invertiste en modernizar tus procesos, en una plataforma, en un sitio web responsivo o en cualquier elemento de mejora para tu negocio, pero tu personal no sabe cómo utilizarlo o no lo entiende, muy probablemente podrás ver esto reflejado en el poco o mal uso de esta mejora por parte de tus clientes.

  • ¿Es percibido positivamente?

La idea que tengan tus consumidores reales o potenciales de tu negocio, puede estar relacionada no sólo con la calidad del producto y la atención del personal, sino también con su imagen. Dependiendo del giro de tu empresa, la importancia de la imagen puede ser mayor o menor.

Compartir el mercado con competidores de marcas más grandes o mejor posicionadas puede establecer una expectativa ante tus clientes acerca de cómo debe de verse tu marca. Es necesario analizar cómo se ve tu competencia y hacer una comparativa honesta con tu marca. Si tu marca tiene una imagen poco moderna o demasiado sencilla, podría estar proyectándose como una marca antigua o barata.

Estructura y planea

Una vez que concluyas el proceso de investigación, es muy probable que tengas una idea más clara acerca de lo que necesitas renovar en tu negocio. Lo siguiente es aplicar algunas acciones específicas:

1. Elabora una lista

Analiza las necesidades de renovación de tu negocio y ordénalas de acuerdo a su importancia. La prioridad deberá definirse de acuerdo a los resultados de la investigación.

2. Establece acciones

De acuerdo a las necesidades de renovación, localiza tus áreas de oportunidad. Desarrolla puntualmente cuáles son los resultados que deseas conseguir y qué necesitas para lograrlo. Es importante que haya al menos una acción por cada problemática y ser objetivo al determinar si son realizables de acuerdo a la disposición y presupuesto.

3. Asigna responsables

A menos que haya una persona que sea responsable de cada acción o proyecto, es muy probable que terminen olvidándose o evitándose. De acuerdo a las habilidades de tu equipo de trabajo y personal, establece concretamente quién estará a cargo de qué.

4. Desarrolla un calendario

Para evitar que las acciones y responsabilidades sean dejadas “para luego”, es necesario estructurar un calendario. Determina en conjunto con tu personal los tiempos que serán asignados a cada tarea o acción, tratando de que todos tengan suficiente tiempo para realizarla.

5. Observa el avance

Encárgate de darle seguimiento a las metas y acciones, procurando que se estén llevando a cabo en tiempo y en forma. Realiza juntas periódicas, ya sea semanales o mensuales, para revisar los avances.

6. Mide tus indicadores

Mientras se desarrolla el proyecto, es necesario llevar un control de los resultados que se han obtenido a partir de la renovación. La respuesta podrás verla reflejada en diferentes aspectos, de acuerdo a las acciones que hayas llevado a cabo: más clientes, más ventas, cambio de percepción de la marca, entre otros. Es importante que cuentes con indicadores del pasado para poder realizar una comparación.

Mantener a tu negocio en sincronía con las necesidades de tus consumidores ayudará a que tus clientes tengan una mejor experiencia de marca y a establecer una relación de lealtad, es por eso que es importante realizar renovaciones periódicamente.

Si consideras que las necesidades de renovación de tu negocio van más allá de lo que puedes manejar o no estás seguro de cómo llevarlas a cabo, te recomendamos trabajar en el proyecto con una agencia de branding.

cta-guia-renovacion-negocios-001

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *