En el artículo anterior, presentamos algunas alternativas para sacar el mayor provecho a tu negocio en esta cuarentena. En este artículo, profundizaremos algunas opciones estratégicas para negocios que se encuentran inactivos o cerrados temporalmente.

Podría pensarse que, dado que la empresa está inactiva, su comunicación podría tomarse un descanso. Sin embargo, permaneciendo en silencio, se corre el riesgo de tener retroceso en su posicionamiento.

Mantener la marca activa es una gran estrategia para que, al regresar de cuarentena, el esfuerzo para volver a ponerse en marcha, sea menor.

Algunas alternativas para impulsar tu negocio, incluso si está inactivo:

Analiza y replantea tu propuesta comercial

Es una realidad que, al terminar la cuarentena, las necesidades de tu mercado probablemente no sean las mismas que hasta ahora. Determina si tus productos o servicios pueden transformarse o aumentar de acuerdo a los hábitos de consumo que tus clientes podrían implementar. Ejemplo:

Algunos gimnasios, al no poder estar abiertos al público, ofrecen sus bicicletas, caminadoras y otras máquinas en renta mensual. 

Mantén tu marca en la mente de tus consumidores

Al terminar la cuarentena, las personas volverán a salir y a comprar, aunque probablemente lo hagan con reserva. La mejor opción, siempre es ser la primera opción y la que se anhela. Procura que tus mensajes de comunicación aludan a la nostalgia por la marca o que aporte algo en la vivencia actual del consumidor. Ejemplo:

Negocios de diferentes rubros, realizan publicaciones recordando los beneficios de sus productos o servicios, alternativas o tips para lograr una experiencia similar en casa e, incluso, abiertamente, validación al sentimiento general del consumidor, que extraña la experiencia de marca.

Establece alternativas atractivas de compra

Ya sea preventas, enganches, promociones o descuentos, el proporcionar al consumidor facilidades de pago o incentivos de compra, es una gran alternativa para mantener el flujo económico en tu negocio y para generar un compromiso con el cliente. Ejemplo:

Plazas y locales comerciales están promocionando apartar o pagar por adelantado sus rentas, ofreciendo precios más bajos.

Ofrece tu conocimiento

Los cursos en línea son un modelo de aprendizaje que, en esta temporada, particularmente, se hizo popular. Analiza qué es lo que tú o los miembros de tu equipo saben, que tu cliente puede encontrar atractivo o necesitar y compárteselo. Pueden ser webinars, talleres, guías cortas y hasta asesorías personalizadas. Esto, logra una comunicación cercana con el consumidor y, a la vez, puede generar ingresos a tu negocio. Ejemplo:

Algunos restaurantes transmiten online talleres de cocina práctica, ofrecidos por sus chefs o tutoriales sobre cómo preparar algunos platillos, al comprar un «kit» con los ingredientes.

De igual forma, empresas refaccionarias automotrices ofrecen asesoría o tutoriales prácticos para instalación de algunas de sus piezas, en la compra del producto.

Analiza mejoras a realizar

Haz un conteo rápido de las cosas que siempre quisiste arreglar, mejorar, cambiar o reemplazar y dedícale tiempo con tu equipo. Si no son realizables por la cuarentena, al menos crea una “ruta crítica” para que se programen al regreso. Ejemplo:

Crear una descripción detallada de los procesos, es un buen primer paso para lograr su estandarización. Estos procesos pueden ser desde la producción, hasta la capacitación de personal nuevo. Su estandarización puede significar ahorro de tiempo y esfuerzo.

Una vez más, ponemos sobre la mesa la necesidad de comunicar la parte humana de la marca. Aunque el negocio se encuentre inactivo, crear mensajes de comunicación cercanos y cálidos, puede ser la diferencia entre una marca que se extraña y una que no. Algunas alternativas, por ejemplo, serían:

– Compartir material en donde se comunique que se extraña el trabajo en equipo, como fotos del personal o de logros recientes.

– Clips cortos del personal, comunicando tips vinculados a la marca o su vivencia estando lejos de la empresa.

– Comunicar si la empresa está haciendo algún tipo de donativos o ayuda a la comunidad.

– De igual forma, si la empresa está ofreciendo a su equipo de trabajo algún tipo de apoyo por encima de lo básico.

Hay que recordar que un negocio que no va hacia adelante, va hacia atrás. La sensación de que se encuentra estancado o de mantenerlo “en pausa”, en realidad es falsa, pues las consecuencias siguen siendo pérdidas o retroceso y, al querer retomar el paso, se necesitará un mayor esfuerzo.

Si necesitas ayuda para crear un plan estratégico en esta cuarentena, ¡contáctanos!

suscríbete al newsletter

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *