Dentro de la inmensidad de marcas a las que estamos expuestos cada día, existen marcas que nos han acompañado toda la vida. Son las latas en nuestra alacena, los remedios de nuestras abuelas y lo que llena nuestros carritos de súper cada quincena.

Estas marcas parece que han estado ahí desde siempre, sin embargo, eso no quiere decir que su comunicación se haya mantenido estática desde hace 20 o 30 años.

De entrada, al decir 30 años, automáticamente pensamos en los 70’s, como si el tiempo no hubiera pasado. En realidad, lo que analizaremos y compararemos es la publicidad actual contra la de los 90’s y principios del 2000 de las marcas reconocidas en nuestro país:

Nescafé

Antes (1995)

Después (2018)

A pesar de que Nescafé sigue promoviendo el disfrute de “pequeños momentos”, sus comerciales, actualmente, incluyen a personas muy diferentes disfrutando de estos momentos, proyectando un mensaje más inclusivo.

Herdez

Antes (1995)

Después (2015)

Herdez pasó de imágenes frescas de sus productos y comerciales protagonizados por madres de familia, a incluir a padres que cuidan de sus hijos.

Bonafont

Antes (2003)

Después (2018)

A pesar de que Bonafont siempre ha sido una marca dirigida al mercado femenino, podemos ver un cambio muy evidente en el mensaje: ahora le habla a las mujeres de libertad y empoderamiento.

Vick

Antes (1999)

Después (2017)

En los comerciales de los 90’s, la publicidad de Vick estaba dirigido enteramente a las madres. En la actualidad, también le habla a adultos o parejas jóvenes que se cuidan a sí mismos.

Bimbo

Antes (1993)

Después (2017)

La comunicación de “Artesano Bimbo”, la nueva línea de la marca, está orientada hacia el mercado que se interesa en productos no industrializados, con la idea de ofrecer un producto “artesanal”.

Comex

Antes (1995)

Después (2016)

Comex dejó de comunicar “chambitas” y se convirtió en una marca embajadora del arte mexicano, el buen gusto y proyectos DIY.

Chevrolet

Antes (1991)

Después (2017)

 

La publicidad actual de Chevrolet también está dirigida a un mercado joven, sin embargo, con aspiraciones muy diferentes a los jóvenes de los 90’s.

Además del paseo por las modas noventeras y los comerciales de nuestra juventud, comparar la comunicación de estas marcas reconocidas nos deja ver algo muy valioso:

Sin importar el reconocimiento, prestigio o posicionamiento de las marcas analizadas, todas han modificado la forma en la que se comunican.

Cada una ha transformado la forma y el fondo de su mensaje para adecuarse al mercado actual, tomando en cuenta sus nuevas aspiraciones, costumbres y hábitos de consumo.

¿Por qué ninguna se quedó estática?

Porque la clave del éxito para tener una comunicación efectiva, es mantenerla dinámica, afín y atractiva para el mercado. 

Si sientes que tu marca necesita renovar la forma en la que se comunica, ponte en contacto con nosotros.

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *