¿Alguna vez has sentido que la publicidad de tu negocio te está “quedando a deber”?

Con seguridad, no eres el único que se ha sentido decepcionado con los resultados de una campaña publicitaria. Es un problema común, aunque no parezca.

Algunas veces, las marcas no logran llamar la atención de sus consumidores a pesar de publicitarse y, por lo tanto, pareciera que el dinero invertido en publicidad está sirviendo para muy poco.

Otras veces, las marcas logran llamar la atención del consumidor, pero sólo temporalmente, y pronto son olvidadas o suplidas por otras marcas. Esto se traduce en tener que invertir en publicidad de forma constante para mantener la atención de los consumidores.

¿Qué podría no estar funcionando con la publicidad?

  • Mensaje. Podrías estar comunicando un mensaje poco compatible con los objetivos de tu negocio o no estar siendo lo suficientemente claro. Vale la pena revisar el mensaje a conciencia para asegurarte que, además de estar enviando la información adecuada, tendrá sentido para tus consumidores.
  • Medios. Una buena pauta de medios no puede improvisarse. Para elegir los medios, hay que tomar en cuenta las características, hábitos de consumo y necesidades de tu mercado. Si estás lanzando un buen mensaje en el medio equivocado, lo más probable es que se pierda.
  • Presupuesto. Si no se invierte en suficientes impactos por mensaje o si nos empeñamos en invertir todo el presupuesto en un sólo medio, es probable que el mensaje se pierda. En la actualidad, las opciones de medios se han pulverizado, haciendo necesario invertir en diferentes canales publicitarios para lograr el mismo impacto que antes se lograba con uno solo.

Y si no es la publicidad, ¿qué es lo que está mal?

Si después de analizarlo consideras todo está en orden, la publicidad, de hecho, podría estar funcionando y estar jugando en tu contra.

“Una buena publicidad puede hacer que un mal producto fracase más rápido, pues deja saber a más personas que es malo”

– Doyle Dane Bernbach

Es posible que se esté atrayendo a los consumidores a una marca que termina por no cumplir sus expectativas, decepcionarlos y hacerlos no querer volver jamás. En el mejor de los casos, se olvidan de ella. En el peor, la recuerdan como una mala experiencia y lo transmiten a otras personas.

¿Qué puede estar mal con mi marca?

  • Producto/servicio. Un mal producto o servicio es la principal razón para provocar un desencanto de los consumidores hacia a tu marca. Pueden haber sido atraídos por la publicidad y sentirse cómodos con la imagen de tu negocio, pero si el producto que reciben que no cumple con sus expectativas, muy probablemente sigan buscando entre la competencia hasta encontrar uno que si las cumpla o que se lo de a menor precio.
  • Atención. Si tu personal está mal capacitado, tiene una mala actitud, es lento o poco amable, se nota. El cliente tal vez lo deje pasar una o dos veces, pero no más que eso. ¿El riesgo? Convertirse en el lugar al que no regresas por la mala atención, aunque el producto o servicio sea bueno.
  • Imagen. En muchas ocasiones, la primera impresión que un cliente potencial tiene de tu negocio lo es todo, pues marcará la pauta de la forma en la que el resto de su experiencia será juzgada. Para muchas categorías de negocio, la imagen toma especial importancia, sobre todo en un ámbito competitivo. ¿Qué podría causar una mala primera impresión? Encontrarse con un logotipo que se ve de poca calidad, un local descuidado o un sitio web poco funcional.

Es muy importante tener claro que una buena experiencia de marca está compuesta no sólo por la forma en la que tu negocio se ve, o por el producto, o por la publicidad, sino por todas las formas por las cuales el cliente está en contacto con tu marca.

Una promesa cumplida, no sólo genera satisfacción, sino también lealtad. Un cliente satisfecho y leal, es un cliente que hablará bien de tu negocio y al cual que no tienes que convencer continuamente de quedarse por medio de campañas publicitarias.

Descarga la guía H. de branding

5 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *