El 85% de los productos lanzados al mercado anualmente fracasan. El porcentaje de productos fails es bastante más alto de lo que imaginaba, sobre todo pensando que en cada visita al súper, podemos encontrar un lanzamiento nuevo de nuestras marcas “de toda la vida”.

El último producto fail en el que puedo pensar, fueron los “Kalaketos”, de Cheetos. Básicamente, Cheetos de canela para Día de Muertos. Los probé sin grandes expectativas y no me decepcionaron: estaban malísimos. Un mes después, siguen en los estantes de cada Oxxo.

Me hizo preguntarme en la infinidad de productos malos con los que me he topado a lo largo de mi vida: ¿cómo llegan a ver la luz? ¿quién los autoriza? ¿qué no hacen un estudio de mercado?

Les comparto algunos productos que jamás debieron haber sido lanzados:

Mayonesa con queso, McCormick.

¿Se acuerdan de la mayonesa McCormick con queso?

Si no se acuerdan, tienen mucha suerte. Fue lanzada en el 2012 y la idea me pareció de lo más atractiva: agregar queso a la mayonesa FAVORITA de México (y de Pedrito Sola). Qué equivocada estaba. La mayonesa estaba tan mala, que un par de meses después, te llevabas un frasco gigante gratis en la compra de una mayonesa normalita. Fue descontinuada apenas se les acabó el stock.

EzQuirt, Heinz.

Pensada para que los niños dosmileros se interesaran y encapricharan con las cátsups de colores. Gran idea, conmigo funcionó. Pero no pensaron en lo asquerosa que se vería la comida pintada de azul eléctrico. A mis papás y, aparentemente, a la mayoría de los papás que la compraron, tampoco les pareció atractivo en absoluto. Le dijimos “adiós” al poco tiempo de haber sido lanzadas.

Jell-o for salads.

Literal, una gelatina para ensaladas (¿?). Sabores deliciosos como tomate sazonado, mix de vegetales y apio fueron lanzados en los 60’s, porque estaba de moda hacer gelatinas de vegetales en EUA y pensaron que sería un exitazo. Supongo que se dieron cuenta que sabía tan malo como se escuchaba y la línea fue descontinuada poco tiempo después.

New Coke, Coca Cola

Probablemente el más grande fail en la historia del lanzamiento de productos. En los 80’s, Pepsi le estaba robando el mandado de las nuevas generaciones a Coca Cola y decidieron, así de la nada, lanzar la New Coke. Cambiaron su fórmula, cambiaron su sabor y todo resultó terriblemente mal. En lugar de provocar interés en las nuevas generaciones, el mercado estadounidense se sintió traicionado porque su “bebida nacional” ya no era la de siempre. Hubo crisis, hubo indignación, hubo rechazo. Tan sólo tres meses después del lanzamiento de la New Coke, Coca Cola tuvo que invertirle bastante al “re lanzamiento” de la Classic Coke.

¿Qué podemos aprender de los errores de las grandes marcas?

1. No hay que arreglar lo que no está descompuesto. Si tu producto o servicio está posicionado y quieres explorar nuevos caminos, la opción no es cambiar lo que tienes, sino crear algo nuevo que te permita mantener a salvo tu negocio.

2. Los cambios radicales son peligrosos. Ante un competidor fuerte, una crisis o una propuesta novedosa que esté haciéndote disminuir tus ventas, lo mejor es no tomar decisiones “rápidas” sobre tu marca y dedicarle tiempo a un plan estratégico.

3. Un focus group no es regla de oro. Si bien es recomendable sondear el producto/servicio con un focus group antes de su lanzamiento, no quiere decir que sea el único elemento para tomar una decisión. Una vez más, conviene más enriquecer esa decisión con un análisis estratégico.

4. Nunca es tarde para abortar misión. A pesar de tomar las medidas y precauciones necesarias, no hay forma de estar 100% seguro de que un lanzamiento va a ser exitoso. Monitorear la reacción del mercado después del lanzamiento es importante, así como tener un plan B.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *