¿Alguna vez has puesto atención a las marcas que aparecen en los programas que ves? ¿Y en las películas? Están por todas partes: desde cosas súper random como el letrero al fondo de la escena o el jugo de naranja dentro del refrigerador, hasta algo súper específico y evidente, como un close up a la marca del automóvil que conduce el protagonista.

A esta técnica publicitaria se le llama product placement o publicidad por emplazamiento. Consiste, básicamente, en el posicionamiento de un producto o marca dentro de contenido audiovisual: programas de televisión, series, telenovelas, videos musicales, videojuegos o películas. A diferencia de los comerciales regulares, aquí no puedes cambiar el canal: quedas expuesto a las marcas sí o sí, ya que forman parte de la narrativa.

Comenzó en los 80s y ha crecido como bola de nieve. Lo que antes eran menciones o apariciones ocasionales, se ha convertido en verdaderas obras comerciales y películas repletas de marcas. ¿Alguien vio Transformers? Cof, cof…

Sin embargo, en lugar de hacer una lista eterna con ese tipo de ejemplos, preferí hacer un pequeño recuento de las marcas que, no sólo aparecen en pantalla, sino forman parte importante en la historia. Es como un Golden Product Placement, en donde las marcas han terminado convirtiéndose en referentes culturales.

Náufrago – Wilson

La primera marca que se me vino a la mente, definitivamente, fue Wilson. La historia la conocemos todos: Tom Hanks se queda varado en una isla desierta y, para no volverse loco, le pone cara a una pelota marca Wilson y le hace su amigo. La marca no se presentó como producto, sino como un personaje y fue tan popular, que incluso Wilson sacó una edición especial Náufrago.

Considero que es uno de los casos más exitosos de product placement: la marca Wilson fue mencionada más de 30 veces a lo largo de la película, expuesta a una audiencia de más de 100 millones de personas y el producto fue convertido en un personaje entrañable.

Juno – Tic Tac

A pesar de que no es Juno, la protagonista, quien está relacionada con las pastillitas, podemos ver al ñoño de Paulie Bleeker, su interés amoroso (y padre de su hijo), comiéndolas durante toda la película. Después de estar separados durante la mayor parte de su embarazo, Juno decide darle una pista de su amor llenándole a tope el buzón de Tic Tacs.

Si bien una chavita embarazada y su novio nerd pueden no parecer los mejores embajadores de marca, la película tuvo gran popularidad a finales de los dosmiles y me tocó ir a varias fiestas de disfraces con 4 o 5 Junos embarazadas y Paulies Bleecker con cajitas de Tic Tac.

Lo que ellas quieren – Nike

¿Se acuerdan de esta película dosmilera? Mel Gibson interpreta a un publicista que, por razones místicas, es capaz de escuchar lo que piensan las mujeres y esto le ayuda a hacer una campaña súper pro para Nike dirigida a este mercado. A pesar de no ser tan conocida, decidí incluirla porque Nike no está presente por medio de un producto, sino por medio de su marca y, a mi parecer, representaron muy bien el discurso que proyectaban por aquellas épocas.

Casarse está en griego – Windex 

El patriarca de la familia griega le tenía devoción al Windex. La presencia del producto en la película, para empezar, ni siquiera estaba relacionada con su función original. Sin embargo, el personaje es tan devoto al Windex, que siente que puede curar cualquier mal. Terminó siendo algo tan icónico y recordado, que el mismo actor contó en una entrevista que le han dado miles de botellas de Windex de regalo y para autografiarlas.

Volver al futuro – Delorean

En Volver al futuro, podemos deleitarnos con todas las versiones futuristas de marcas “del diario”, como Pepsi, Pizza Hut, Nintendo y, por supuesto, los tenis de Nike. Al convertirse en una película de culto, el mítico Delorean se hizo también un automóvil de culto. Después de casi 20 años de haber suspendido su producción, en el 2008 comenzó a ser fabricado nuevamente y los fans se volvieron locos.

Dónde quedó el amor – Walmart

Natalie Portman teenager y embarazada, es abandonada en un Walmart por su novio y decide vivir ahí a escondidas. Todo bien, hasta que un día se le rompe la fuente y da a luz en el centro comercial. Cualquiera pensaría que Walmart hubiera estado encantado con esto, pero la realidad es que, cuando se publicó el libro en el que se basa la película, se negaron incluso a venderlo en sus tiendas hasta que se convirtió en un Best Seller.

E.T. – Reese’s

E.T. es una de las películas más icónicas de los años 80s y la historia se ha mantenido vigente en las nuevas generaciones. Al inicio de la película, Elliot, el niño adorable y mejor amigo de E.T., utiliza Reese’s Pieces para atraerlo de su escondite en el bosque.

Pudieron ser M&M’s, según cuentan, pero rechazaron la oferta al encontrar al extraterrestre demasiado feo, pensando que asustaría a los niños. Seguro que se arrepintieron un montón con el exitazo de la película, pues Reese’s Pieces tuvo un incremento de ventas del 300%.

¿Qué película nos faltó incluir en el recuento?

One Comment

  • Sí, recuerdo el Nokia de Matrix, los lentes Blublockers de Alan en Hangover, El transportador con BMW y después Audi, La Estafa Maestra con Mini Cooper, La serie de X Files con el reloj Omega de Mulder, Forrest Gump con Nike, y así.
    Recuerdo también el detalle de los cigarrillos Red Apple que aparecen en varias películas de Tarantino. Hasta donde entiendo es una marca ficticia, pero seguramente si saliera a la venta muchos fans lo consumirían.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *