20 puntos a considerar en rebranding

Si desde hace tiempo has sentido que tu negocio no es lo que era antes. Si conoces muy bien la frase “renovarse o morir” y no estás dispuesto a atenerte a la segunda opción, seguro estás contemplando la idea de renovarlo.

Tu marca necesita un rebranding.

Pero antes de hacerlo, toma nota de estos 20 puntos para trabajar con tu agencia:

1. La renovación de marca es una inversión, no un gasto.

No tienes que hacer inversiones millonarias. Puedes obtener buenas ideas y una estrategia sólida a través de agencias locales y consultores de branding. Toma en cuenta, también, el positivo impacto del rebranding en las ventas.

2. Investiga antes de renovar la marca.

Los clientes actuales y potenciales deben ser lo más importante al crear la nueva estrategia para la marca. Después de todo, la aprobación de tus consumidores es la validación más importante.

3. Ponte en el lugar del cliente.

A veces hacer una simple llamada por teléfono a tu propia empresa, navegar en tu sitio web o comprar tus productos puede revelar los obstáculos que tus clientes enfrentan y servir como punto de partida para construir tu estrategia de rebranding. 

4. Llama al centro de atención telefónica.

A menudo, el servicio al cliente es ignorado en la estrategia de marca, cuando quizá es quien puede proporcionar la información más valiosa. Este es el lugar en donde los clientes son más honestos en cuanto a la marca, sin importar los resultados que la investigación indique.

5. Saca partido del valor de la marca.

No tomar en cuenta el valor de marca al hacer un rebranding puede dañar su percepción. Analiza cuidadosamente las necesidades del mercado objetivo antes de comenzar con el proceso. Si no cuentas con los recursos para hacer una investigación de mercado, considera los comentarios de tus clientes en los diferentes canales de contacto que tengan con tu marca. Muchas veces un pequeño cambio es todo lo que se necesita.

6. Ten en cuenta que las personas no siempre hacen lo que dicen.

Ten cuidado al basar tu estrategia de rebranding únicamente con lo que se haya obtenido en un focus group. Para obtener la historia completa, trata de observar al cliente mientras usa tu producto o servicio. La observación real, aunque no es perfecta, te acercará mucho más a la solución correcta.

7. Trabaja con consultores de marca.

Más que en diseñadores o publicistas, apóyate en expertos en branding. Las mejores ven más allá de un logotipo: cuentan con una metodología, desarrollan la investigación y la estrategia con el fin de elevar la experiencia de marca y afianzar a sus consumidores.

8. No te aferres al pasado.

El tiempo pasa y las ideas sobre las que se fundó la empresa y se creó la marca, pueden haber perdido vigencia. Los cambios en el mercado también pueden ser un punto importante de análisis para decidirse a reposicionar y revitalizar la marca. 

9. La marca es mucho más que el logotipo.

Una marca abarca todo lo que pueda definir la percepción y experiencia del cliente: calidad, imagen, atención al cliente, presencia digital, tono de voz, lenguaje y más. El logotipo es solamente la parte visual y, si bien es importante, tu marca tiene muchos aspectos intangibles que generan valor.

10. No te olvides de lo básico.

El impacto visual del rebranding se puede ver minimizado, si al final la experiencia de marca no es buena. Ten en mente todos los puntos de contacto con el cliente durante el rebranding y apóyate con la agencia para encontrar soluciones que permitan elevar la experiencia de marca.

11. Ninguna empresa es demasiado pequeña para un rebranding.

Toda marca necesita renovarse para mantenerse relevante en un mercado que está en constante evolución. Las compañías más pequeñas y sin fines de lucro no son inmunes a esta necesidad de cambio. Si no defines tu marca, alguien más lo hará.

12. Pon a una persona hábil a coordinar el proyecto.

Aún cuando contrates a un consultor de branding destacado, la calidad del trabajo entregado dependerá de la buena comunicación en la gestión del proyecto. Asegúrate de que la persona clave interna tenga la habilidad, tiempo y recursos para conducir a la agencia hacia su labor, de la forma más eficaz.

13. Trabaja con un plan.

Un rebranding eficaz se basa en objetivos y en un minucioso plan de trabajo. Se comienza por un brief creativo para que tanto la empresa como la agencia estén en el mismo canal y tengan toda la información a la que tendrán que prestar atención durante el desarrollo del proyecto. 

14. Evita la estrategia en comité.

Demasiadas opiniones retrasarán y complicarán el proceso de rebranding. Forma el equipo más pequeño posible, conservando a quienes pueden dar una aprobación crítica y objetiva. Procura que esté conformado con gente de diferentes niveles, no sólo ejecutivos.

15. Basa tu rebranding en la estrategia, no en la publicidad.

Una campaña publicitaria y un eslogan no garantizan el posicionamiento de una marca. Una estrategia de marca puede conducir al uso de publicidad, pero no al revés. Algunos casos de rebranding exitosos no incluyen publicidad tradicional en la estrategia.

16. Haz un cambio profundo y creíble.

La historia del rebranding debe ser creíble, dada la experiencia de marca y la percepción del cliente. También debe mantener la credibilidad interna. Si los empleados que conviven cada día con la marca no creen en ella, el mercado tampoco lo hará.

17. No limites la influencia del equipo de consultores.

Los mejores consultores de marca son más que diseñadores gráficos: ayudan a desarrollar nuevos productos, ampliar el alcance de la marca a nuevos mercados, e incluso, a agilizar operaciones comerciales. Guíalos cuando sea necesario, pero no los limites en sus áreas de influencia.

18. Procura no ponerte a la defensiva.

Por supuesto que es tu responsabilidad como cliente darle rumbo al proyecto cuando sea necesario. Si bien tú eres el que más sabe de tu marca y empresa, mantén tu mente abierta y toma en cuenta los puntos de vista de personas que no están inmersas. Puede ser algo revelador y enriquecedor.

19. Planea el proceso de implementación.

La implementación del rebranding puede requerir de un proceso de adaptación mientras la marca se lanza. Trata de mantener al equipo y  los consultores trabajando juntos para evitar errores y sacarle el mayor provecho a la nueva marca. Los consultores también pueden formar parte del proceso de capacitación interna, a fin de involucrar al personal de tu empresa y darles a conocer los objetivos e importancia del rebranding.

20. Abre tu enfoque.

Al renovar tu marca, compara tus ideas con lo que los líderes de otros giros están haciendo. Trabajando en equipo con tu agencia, pueden encontrar ideas novedosas que logren que tu marca destaque.

¿Todavía tienes algunas dudas al respecto? Te invitamos a conocer nuestros casos de estudio.

Traducido y editado de: “The Top 20 Mistakes Marketers Make When Rebranding — And How to Avoid Them” ReBrand.

Descarga la Guía H. de Branding

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *