¿Finalmente te animaste a renovar tu negocio? ¿Te da miedo que la gente no se dé cuenta? ¿No estás seguro de cuál es el siguiente paso?

El siguiente paso es comunicar.

Es necesario que los cambios y renovaciones que se desarrollaron en tu negocio sean dados a conocer, de otra forma, el impacto que estos puedan tener se verá reducido y la inversión realizada se estaría desaprovechando.

Para revelar los resultados del rebranding, se deberá crear en una estrategia de comunicación pensada de acuerdo a tu mercado, que te permita mostrar y explicar de forma puntual estos cambios.

La renovación de la marca no sólo le atañe a tus clientes, sino también a tu equipo de trabajo y personal. La estrategia de comunicación deberá desarrollarse interna y externamente.

Comunicación interna

Si bien la renovación de una marca tiene como objetivo mejorar la percepción que los clientes tienen de ella y contribuir a su éxito, estas renovaciones no caminan por sí solas. Dentro de los muchos elementos que construyen la experiencia de marca, se encuentra la interacción del personal con los clientes.

No considerar una campaña interna después de un rebranding es un error muy común, y suele tener como resultado un personal ajeno a los cambios, que no tiene la información muy clara y que, por lo tanto, es incapaz de comunicarla.

Para presentar el rebranding a tu personal:

  • Presenta el proyecto

Realiza una presentación en la cual incluyas los objetivos de las renovaciones, las acciones y cambios que han sido realizados y los que se llevarán a cabo a partir de este momento. En caso de que hayas trabajado con una agencia de branding, es recomendable que, como expertos, se encarguen de presentar estos cambios.

  • Asigna responsabilidades

Explica a fondo cuáles de las acciones a realizar están relacionadas con tu personal y cómo pueden apoyar en  el proceso de renovación. Es importante ser claro en cuanto a las acciones que se esperan de cada persona, sobre todo en caso de que alguna de estas condicione o modifique los procesos de trabajo a los cuales están acostumbrados.

  • Proporciona herramientas

Elabora piezas de comunicación con información puntual acerca de los cambios que se han llevado a cabo: concepto, significado, modificaciones gráficas, preguntas frecuentes. Esto no sólo te será de utilidad para que el personal esté al tanto de estos cambios, sino también para que tenga información clara y a la mano. De esta manera, tu equipo de trabajo se sentirá confiado acerca de lo que sabe y, a su vez, proyectará esta confianza al cliente.

Comunicación externa

  • Informa a tus clientes

Recurre a tus bases de datos para hacer parte a tus clientes actuales de los cambios que se realizaron. Si se llevaron a cabo renovaciones en cuestiones gráficas como logotipo, paleta de colores o fachada, es importante notificar estas modificaciones para reducir los riesgos de confusión.

  • Aprovecha las redes sociales

Utiliza tus redes sociales para dar a conocer el rebranding. Crea piezas o videos informativos que capten la atención de tus seguidores y que propicien la interacción, a fin de conseguir visitas a tu negocio o ventas con el impulso de estas renovaciones.

  • Emplea publicidad exterior

Elige alternativas que estén ubicadas en zonas aledañas a tu negocio o sucursales. En caso de utilizar medios móviles como camiones, elige rutas cercanas a tu ubicación.

  • Selecciona los medios de comunicación

Analiza a tu mercado antes de elegir los medios de comunicación a utilizar. Deberán ir de acuerdo con los perfiles de tus clientes y sus hábitos de consumo.

  • Utiliza medios distintos

Es importante contar con medios que proporcionen la oportunidad de explicar con mayor profundidad el rebranding y las modificaciones que se hayan llevado a cabo. Los medios ideales para esto, son los impresos o digitales.

  • Asigna un presupuesto

La duración mínima recomendada para una campaña de re lanzamiento de una marca es de tres meses. Considera esto en la planeación de tu campaña externa, sobre todo al elegir los medios que utilizarás.

Es común toparse con obstáculos en el proceso de rebranding. Uno de esos obstáculos puede llegarse a encontrar en la respuesta de los clientes o de los empleados a esta nueva imagen. La clave está en matenerse seguro y positivo, no perder la calma. Cuando se lleva a cabo un cambio grande, hay que procurar darle tiempo al mercado para que lo asimile.

Si te interesa leer más acerca del relanzamiento de marcas, te invitamos a visitar los últimos proyectos de H. Creativos.

cta-guia-renovacion-negocios-001

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *