Creo que hay cinco pasos para lograr la productividad constante:
 

  1. Motivación: estar contentos de que se ha dado la oportunidad de participar en el proyecto. Sentir pasión por él antes de iniciar.
  2. Entrenamiento: Más allá de la «capacitación», necesitamos entrenamiento, ya que hace más evidente el concepto de aprendizaje del rol por repetición e instrucción detallada. La motivación mantiene nuestros ojos más abiertos y nuestras manos más ágiles en este paso.
  3. Realización: La correcta aplicación de los conocimientos adquiridos. El buen entrenamiento se manifiesta en esta etapa.
  4. Recompensa: La remuneración por el trabajo realizado. Irá en crescendo de acuerdo con la calidad de la realización.
  5. Reconocimiento: Que entidades relevantes a tu trabajo valoren su calidad y tu esfuerzo. El reconocimiento revitaliza la motivación, lo que nos prepara para el siguiente proyecto. 

🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *