En el Diario de Yucatán del día de hoy, leí un interesante artículo de Denise Dresser que, como politóloga, habla de los contrastes del discurso político entre los dos candidatos más importantes en las elecciones de méxico.

Un excelente análisis imparcial que logra explicar por qué ambos candidatos no han obtenido una ventaja holgada y por qué sus dos discursos, que no han logrado una identificación con “los otros”, han generado una división ideológica en el país en la cual ninguna de las dos partes tiene razón (o ambas la tienen). Ese artículo me parece la radiografía política de las elecciones mexicanas al día de hoy. También, creo que evidencia [lo que debe ser] lo más difícil de la mercadotecnia política.

Hay un dicho anglosajón muy popular en cuanto a la definición del mercado meta de un producto: “Everybody is nobody”. Éste trata de explicar que siempre debes segmentar tu mercado de tal forma que tomes un nicho de él y logres diferenciarte. Mientras más definido esté el nicho, mejores probabilidades tienes de enviar el mensaje correcto y de ser líder en tu categoría. En política, en cambio, el mercado es tan complejo, que podemos pensar que se trata de hablarle a ese “Everybody”. Son tantos los aspectos demográficos del electorado de un país entero que la única característica real del mercado es la pertenencia al padrón.

Sin embargo, en un México con contrastes sociales tan importantes, identificarte con todo el mercado es imposible. Creo que por ello, Calderón y Obrador pertenecen [o sólo representan] a cada extremo de este contraste: clase media y alta, contra la clase baja. Encontraron su nicho, supieron dirigirse a él y esto los ha beneficiado a ambos. La brecha ideológica que existe entre los dos punteros a la presidencia de México [con sus contradicciones e inconsistencias], es tan amplia como la desigualdad social. Son tres mercados: Calderón tomó dos y Obrador tomó el más grande.

Madrazo, en cambio, no ha definido una postura ni por unos ni por otros, sino para todos. Madrazo es “de centro” y la realidad comprobada en el mundo comercial es que ser de centro es aburrido y no logra diferenciación. Parece que en la política no cambia. Definir al candidato del PRI es mucho más difícil que definir a Calderón o a Obrador, sin importar de qué partido seas. Madrazo le apunta al “everybody”… por ello, está más cerca del “nobody”.

Otro aspecto difícil de la mercadotecnia política, comparada contra la comercial, es que las decisiones electorales siempre ocasionan que la mayoría (formada por la suma de las minorías) sea gobernada por un partido que NO quiso “comprar”. Al mercado, que goza de múltiples opciones comerciales y peca de una gran inmadurez consumista, se le pide madurez política. Supongo que esa es otra área de la mercadotecnia política y en donde me gustaría que todo salga bien: en la construcción de un discurso político, acompañado de acciones, que logre la cohesión social. Ya veremos.En el Diario de Yucatán del día de hoy, leí un interesante artículo de Denise Dresser que, como politóloga, habla de los contrastes del discurso político entre los dos candidatos más importantes en las elecciones de méxico.

Un excelente análisis imparcial que logra explicar por qué ambos candidatos no han obtenido una ventaja holgada y por qué sus dos discursos, que no han logrado una identificación con "los otros", han generado una división ideológica en el país en la cual ninguna de las dos partes tiene razón (o ambas la tienen). Ese artículo me parece la radiografía política de las elecciones mexicanas al día de hoy. También, creo que evidencia [lo que debe ser] lo más difícil de la mercadotecnia política.

Hay un dicho anglosajón muy popular en cuanto a la definición del mercado meta de un producto: "Everybody is nobody". Éste trata de explicar que siempre debes segmentar tu mercado de tal forma que tomes un nicho de él y logres diferenciarte. Mientras más definido esté el nicho, mejores probabilidades tienes de enviar el mensaje correcto y de ser líder en tu categoría. En política, en cambio, el mercado es tan complejo, que podemos pensar que se trata de hablarle a ese "Everybody". Son tantos los aspectos demográficos del electorado de un país entero que la única característica real del mercado es la pertenencia al padrón.

Sin embargo, en un México con contrastes sociales tan importantes, identificarte con todo el mercado es imposible. Creo que por ello, Calderón y Obrador pertenecen [o sólo representan] a cada extremo de este contraste: clase media y alta, contra la clase baja. Encontraron su nicho, supieron dirigirse a él y esto los ha beneficiado a ambos. La brecha ideológica que existe entre los dos punteros a la presidencia de México [con sus contradicciones e inconsistencias], es tan amplia como la desigualdad social. Son tres mercados: Calderón tomó dos y Obrador tomó el más grande.

Madrazo, en cambio, no ha definido una postura ni por unos ni por otros, sino para todos. Madrazo es "de centro" y la realidad comprobada en el mundo comercial es que ser de centro es aburrido y no logra diferenciación. Parece que en la política no cambia. Definir al candidato del PRI es mucho más difícil que definir a Calderón o a Obrador, sin importar de qué partido seas. Madrazo le apunta al "everybody"… por ello, está más cerca del "nobody".

Otro aspecto difícil de la mercadotecnia política, comparada contra la comercial, es que las decisiones electorales siempre ocasionan que la mayoría (formada por la suma de las minorías) sea gobernada por un partido que NO quiso "comprar". Al mercado, que goza de múltiples opciones comerciales y peca de una gran inmadurez consumista, se le pide madurez política. Supongo que esa es otra área de la mercadotecnia política y en donde me gustaría que todo salga bien: en la construcción de un discurso político, acompañado de acciones, que logre la cohesión social. Ya veremos.

One Comment

  • What about the possibility of pulling out of Iraq, letting Iran invade and lose resources fighting their own kind,
    and then come in and mop up the dregs?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *