Como todos sabemos, en las últimas semanas México ha pasado por una serie de desastres naturales que han generado conmoción y sentimientos encontrados: por un lado, está el dolor sordo de saber al país lastimado y, por el otro, el orgullo de sabernos hermanos, solidarios, empáticos y comprometidos.

Las redes sociales se han convertido en parte esencial en este proceso. Ya no sirven solamente para compartir memes con tus amigos, organizar una fiesta o subir una foto para ver cuántos likes genera. Han pasado de ser esa gran egoteca personal, a ser un medio por el cual la información circula de manera inmediata, que te permite saber en tiempo real cómo, con quién o dónde se encuentra alguien; esto último, ha sido de gran ayuda en momentos en los que hay personas en algún tipo de situación de riesgo.

Tomo como ejemplo el sismo ocurrido en Ciudad de México, Puebla y Morelos hace poco más de una semana. Las noticias volaron y los videos de la tragedia se hicieron virales en cuestión de minutos. Incluso sin existir señal telefónica, el acceso a internet fue un milagro de vida para muchos, ya que gracias a la ayuda de las herramientas que ya conocemos, se logró una comunicación más ágil y efectiva:

WhatsApp

Gracias a esta app, muchas personas lograron comunicarse con sus allegados, tanto confirmando estar a salvo, como solicitando ser rescatados.

Facebook

La aplicación desde hace un tiempo activó su herramienta “Safety Check”, en la que podemos informar a nuestros contactos que estamos bien, en caso de estar localizados en una zona de desastre o crisis.

Twitter

La rapidez de difusión con la que cuenta esta red, nos ha quitado de la cabeza la idea de que está en declive. Infinidad de usuarios se apoyaron de hashtags para hacerse escuchar, para solicitar ayuda y encontrar a alguien.

Google Person Finder

Esta aplicación surgió en 2010 después del terremoto en Haití y, desde entonces, se ha activado en cada desastre natural.

Verificado 19-S

Surgió ante la emergencia del sismo de 19 de septiembre y fue creada por un grupo de activistas, periodistas y programadores. Se creó un mapa de crisis y una base de datos colaborativa que señala de manera organizada e inmediata qué se necesita y dónde, gracias a los reportes de la gente que se encuentra en el lugar. Básicamente es una aplicación generada a partir de Google Maps.

Sobran razones para resaltar la gran utilidad de las plataformas digitales. Sin embargo, la red social que sorprendió ante esta emergencia, fue la que creamos los mexicanos ayudándonos unos a otros, en la que sólo importaba salvar vidas y ayudar al de al lado, en donde el contenido se compartía de mano en mano y las interacciones no se concentraban en recibir la aprobación de otros.

Gracias a estas herramientas, hemos podido reaccionar a una velocidad increíble, tanto positiva, como negativamente a dichos sucesos. No podemos omitir el hecho de que no todo lo que se comparte es positivo o de gran ayuda, también contamos con personas que manejan irresponsablemente la información, compartiendo contenido falso, explícito o irrespetuoso.

Creo que como ciudadanos, antes de compartir información, sobretodo en situaciones de crisis, nos toca analizarla e investigarla; deberíamos todos tomarnos dos minutos para googlear y comparar diversas fuentes, para checar su veracidad. Sólo es prudente compartir información si estamos completamente seguros de que es real.

Las redes están cambiando todo el tiempo y como todas las herramientas a nuestro alcance, sacan lo mejor y lo peor de la humanidad. Quiero pensar que pasamos esta prueba, que como mexicanos sacó nuestro mejor lado: nuestra solidaridad y empatía.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *