¿Sabes si tu agencia es realmente la indicada para ti? ¿Tienes dudas, quieres revisar sus emails o preguntarle a sus ex clientes qué tal terminó su relación? ¿Te pica la espinita de la inseguridad? ¡Responde estas sencillas preguntas y descubre si estás con la agencia de tus sueños!

1. Llegas a tu primera junta (¡qué nervios!), a la expectativa de si existirá o no un click inmediato. Entras a la oficina, te ofrecen algo de tomar, e inmediatamente después:

a. Empiezan a bombardearte con terminologías complejas y te exponen de qué manera una campaña 360 transformará para siempre tu negocio.

b. El ejecutivo de cuentas te hace preguntas específicas sobre tu proyecto, como alcances y expectativas, antes de hablarte de un presupuesto o servicio en particular.

c. ¿Oficina? No, estamos en una mesa del Starbucks.

2. A pesar de que creías que tus planes de negocio estaban muy bien definidos, te das cuenta de que no has pensado tan estratégicamente como para solicitar un diseño de marca. Tu agencia:

a. Te impulsa para que sigas adelante con tu diseño. ¿Quién necesita una estrategia sólida cuando puedes presumirle a tus amigos una bonita tarjeta de presentación con foil en ambas caras?

b. Te aconseja, con base a su experiencia previa, sobre el mejor camino para tu empresa; incluso, analizando con cuidado el proyecto, es probable que te recomienden dejar para después el diseño y empezar a darle forma a tu idea ejecutando un plan de negocio.

c. Se muestra titubeante y con dudas, con poca claridad respecto al siguiente paso a seguir.

3. Finalmente las dudas han sido aclaradas, ¡tienes un gran nombre para tu marca, y todo va muy bien! Ha llegado el gran día, el adelanto ha sido depositado, las juntas han sido fructíferas y ahí estás tú, a la espera de tu presentación de identidad (¡so exciting!). Se enciende la pantalla, tus socios sonríen emocionados y tu agencia:

a. Hace una presentación excesivamente abstracta, donde no sabes cual es tu marca, cuales las aplicaciones y cual es el diferencial del negocio.

b. Te presenta la conceptualización del diseño y después te muestra la identidad de marca de una manera integral, usándola en diferentes aplicaciones útiles y viables.

c. Presenta 4 diferentes opciones de diseño de marca, cada una más compleja que la anterior, sin desarrollar completamente ninguna (únicamente repitiendo el logo en cuanto mockup sea posible)

4. La situación se pone un poco complicada; empiezas a dudar, el naranja no es tu color favorito y la verdad es que tampoco te encanta ese tipo de letra, y no sabes si eres solo tú o si el resultado es el que esperabas… en tu agencia:

a. Todos se muestran indignados, están seguros de que hay algo mal contigo porque no entiendes su manera de diseñar/hacer arte y te miran con desdén.

b. Basándose en estudios de mercado, en el perfil de tu buyer persona y en el resultado de los talleres que hiciste con ellos para perfilar el diseño, te explican con detalle el por qué de las decisiones gráficas y por qué consideran que es la mejor opción.

c. Responden que sí a todo, sin argumentar y prometen trabajar otras 4 propuestas más un mix de las 4 anteriores.

5. Bueno, ha pasado el tiempo desde que concluyó el proyecto de diseño de tu marca, miras con nostalgia al pasado y recuerdas que al final, tu agencia…

a. Se ganó un premio de diseño, pero tú no has visto un resultado tangible en tu inversión…

b. Te ayudó a buscar proveedores, preparó una entrega en forma y ha estado dándole seguimiento, para saber cómo te ha ido comercialmente y si obtuviste los resultados que esperabas.

c. Quedó en enviarte la segunda parte de tus archivos, sin embargo perdiste la esperanza de que eso ocurriera hace 5 meses, cuando descubriste que te dejó en visto (¡auch!)

 

Mayoría de A.

Si tu giro de negocio está basado puramente en lo estético y buscas llegar a un mercado que vaya con las tendencias, ¡entonces está perfecto! (a primera instancia) Sin embargo debes ser cuidadoso cuando vayas a dar ese gran paso e inviertas en una imagen que posiblemente adolezca de un pensamiento estratégico y ejecutable (que pueda ser tangible, tanto en beneficios como en sus materiales). Al final buscamos a alguien que nos enamore con su look y sus palabras, pero la seducción debe traducirse en beneficios.

Mayoría de B.

¡Suertudote! Tu agencia se preocupa por ti y por tu negocio. Te dirá directamente qué es lo que piensa de tu marca, hacia donde cree que debe ir y si puede ayudarte de una manera estratégica. Para que esta relación funcione, ambas partes deben estar involucradas, así que trabajaran de la mano para llegar a un resultado satisfactorio para los dos. Quizás sea el momento de dar el siguiente paso… ¿una iguala tal vez?

Mayoría de C

Tu agencia/freelance está empezando. Puede ser una opción atractiva respecto al costo, pero el beneficio puede carecer de un sustento en muchas ocasiones. Las inseguridades pueden hacer que nunca se cuestione el porqué de las cosas y simplemente le diga que sí a todo, para tenerte contento. Sabemos cómo terminará esto…

¿Aun no has encontrado a la indicada? ¡No te desanimes! Tómate el tiempo de conocer agencias, evaluar sus propuestas y disipar todas tus dudas. Recuerda que una buena relación agencia-marca es indispensable para el éxito de tu negocio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *