Haciendo un recuento de todo lo que está pasando en nuestro país y en el mundo, es fácil darse cuenta de que los eventos que nos rodean y cómo el mundo comienza a reaccionar ante ellos, nos sitúan en el albor de un importante cambio.
Haciendo un recuento de todo lo que está pasando en nuestro país y en el mundo, es fácil darse cuenta de que los eventos que nos rodean y cómo el mundo comienza a reaccionar ante ellos, nos sitúan en el albor de un importante cambio.

ESTADOS UNIDOS.
Desproporcionada a la inteligencia colectiva de los Estados Unidos, la del presidente Bush y su gabinete ha evidenciado su claro andar por el camino incorrecto. El mundo juzga fuertemente eventos como la guerra en Iraq, la política exterior, la postura migratoria con México, la cultura del miedo, etc.
Documentales como “Bowling for Columbine”, “Farenheit 9/11” y “Supersize Me” muestran un sistema al borde de un colapso, en el cuál se promueve el capitalismo sobre toda salud mental o física. La guerra en Iraq, sin respeto a la ONU, ha tomado mucho más tiempo y vidas de lo previsto. Ha acabado con gran parte de su riqueza histórica. El país fue víctima de terrorismo y respondió con otro acto terrorista.
Con ese hecho, EUA ha incitado a la infancia del medio oriente a ser los terroristas del mañana, lo que alimentará aún más el miedo. Ahora parece que va contra Irán… y ellos sí tienen armas nucleares… al parecer, ese es un privilegio que sólo Estados Unidos y sus aliados quieren tener. En cuanto a la inmigración, Estados Unidos sigue promoviendo la globalización pero demostrando que sólo quiere que ésta sea unilateral. Los inmigrantes siempre han sido usados para la producción de bajo costo.
Ahora, que se han dado cuenta que los latinos son el grupo más grande después de los blancos, quieren prohibirla, sancionando a los inmigrantes y no a todos los empresarios que los contratan. Sin embargo, el mundo se da cuenta de eso y la popularidad de Bush es bajísima, incluso en su país. El hecho de que Kerry y Bush en las pasadas elecciones hayan ambos roto el récord histórico de votantes por un partido, indica que la resistencia a esquemas de este tipo está creciendo. La práctica de la cultura del miedo es a lo que le ha apostado el gobierno de este país en sus últimos períodos presidenciales. Esta práctica lleva al odio y el odio al desequilibrio social.
Estados Unidos tendrá que decidir entre ser un país que se concentre aún más en acrecentar su poder y sus prácticas de miedo, o uno que se preocupe por mejorar su moral y promover ideologías que no ocasionen conflictos sociales, tanto dentro como fuera de su país, que significarán su inminente decadencia.

LA CRISIS CLIMÁTICA.
“An Inconvenient Truth” es un documental que se estrenará este año y que habla del futuro climático de la tierra. Expone que el planeta, con huracanes, maremotos y con el incremento global de temperatura, sólo se defiende de los humanos. El dato más impactante puede ser la elevación de siete metros del nivel del mar en todo el globo, lo que ocasionaría millones de damnificados.
La historia de nuestro sistema energético puede ser vista de la siguiente manera: por siglos hemos extraído trillones de litros de un combustible líquido del subsuelo y lo hemos quemado de diferentes formas en la faz de la tierra.
La riqueza y la comodidad que el petróleo trajo al mundo opacó sus bien conocidos efectos colaterales. En 10 años, según este filme, veremos el inicio de una revolución climática. Los medios alternativos de generación energética ya no podrán ser guardados en un cajón frente a la prolífica estructura petrolera del mundo.
Esta vez, no se trata de “no lastimar al planeta”, concepto que las grandes empresas lo consideran como un cliché publicitario. Se trata de supervivencia. Ese será otro gran cambio.

NUESTRAS ELECCIONES PRESIDENCIALES. El mismo 2 de julio del 2000, el PRI tenía la certeza de que iba a ganar las elecciones, como siempre. Nadie en realidad creía que México tenía la oportunidad de un cambio de forma de gobernar. Si bien ésta ha sido buena o mala, pudimos elegir y el nacimiento de ese derecho detonó una revolución democrática. Sin embargo, por nuestros antecedentes históricos en las urnas, no hubo tanta expectativa en cuanto a la elección del 2000 como la hay ahora.
No creo que el país haya visto en su historia una contienda más mediatizada, medida, analizada y proyectada que en 2006. Es imposible ver la televisión nacional por 5 minutos sin encontrarte un anuncio o tema político. Los candidatos están desesperados ante el aún incierto resultado. Ninguno de los tres partidos quiere ser “el sorprendido PRI” del pasado 2 de julio.
Aunado a esto, los medios, en su tradicional afán de obtener audiencia y elevar ratings, convierten la contienda en un gran circo y los candidatos están encantados de participar en él. Por ende, los que pagamos (y pagamos mucho) por ver este circo somos nosotros, los que en realidad deberíamos ser protagonistas de un acto menos espectacular y mucho más propositivo.
Al parecer, llegó la democracia a México el 2 de julio de 2000, pero la madurez democrática es algo que al menos yo sigo esperando. Es cansado ser espectador de las súplicas que metódicamente los políticos mexicanos nos hacen por nuestra atención a la hora de las contiendas.
Todos ellos quieren que escuchemos lo que tienen que decir de ellos mismos, de los demás candidatos e interminables discursos de cómo el país mejorará sólo si ellos ganan. Es claro que se ha olvidado que ellos son los que tienen que escucharnos. Ese esfuerzo es comparativamente minúsculo contra lo que ellos dicen y desaparece a la hora que son elegidos.
¿Cuántas veces hemos como sociedad pedido al diputado de nuestro distrito o a nuestro senador algo y que lo proponga en la cámara? ¿Sabemos como siquiera contactarlos? ¿Recordamos sus nombres después de la elección? México se destina hacia un futuro político populista y no lo digo sólo por López Obrador.
Los tres grandes candidatos han seguido esta línea. Todo este circo sólo invalida la palabra “política” y perdemos fe en nuestros gobiernos. Sólo dos cosas pueden suceder con este clima político: una ruptura social o un avance hacia la madurez democrática. Atenco, la agresión empleada en las campañas políticas y la declaración del narcotráfico mexicano como el más grande del mundo, me llevan a pensar que vamos hacia lo primero. Ojalá y esté equivocado.

LA IGLESIA POLÍTICA
La elección del Cardenal Ratzinger [al cual se le consideraba “favorito”] como dirigente de la Iglesia Católica mostró al mundo la política dentro de la Iglesia. Tal vez a los jóvenes que la observamos nos abrió un poco más los ojos y es cosa conocida por los más grandes.
Sin embargo, el cambio de ideología en la práctica política del Papa Benedicto, comparada con la de Juan Pablo II, nos muestra la naturaleza humana de los líderes religiosos hasta la figura papal. Todo esto se vuelve evidente con la “sanción” al Padre Marcial Maciel, mexicano y fundador de los Legionarios de Cristo, una de las comunidades católicas de más rápido crecimiento y poder en el mundo.
Se comenta que Juan Pablo II decidió en su mandato no llevar esta sanción a cabo y, desde que Ratzinger fue elegido, se sabía que iba a reabrir el caso.
Tanto así que, el Padre Maciel decidió dejar de ser dirigente de los Legionarios apenas subió Ratzinger a la cabeza de la Iglesia por si éste lo castigaba. Tal vez estoy equivocado y pudo ser por su edad y condición de salud. El punto es que, yo no había visto un revés tan grande en la conducta papal. Los Legionarios de cristo niegan sutilmente la razón por la cual este padre es sancionado (pederastia) en su sitio web.
Una congregación de esta envergadura está, de alguna forma, negando al vaticano. Entre las repercusiones que creo que veremos de este hecho está la pérdida de credibilidad en la Iglesia como institución y, de forma secundaria, en los Legionarios de Cristo.

Son interesantes los tiempos que nos toca y nos tocará vivir. A veces me da por pensar en las cosas que pudieron ser mejores y desahogarme… mañana será otro día.
ESTADOS UNIDOS.
Desproporcionada a la inteligencia colectiva de los Estados Unidos, la del presidente Bush y su gabinete ha evidenciado su claro andar por el camino incorrecto. El mundo juzga fuertemente eventos como la guerra en Iraq, la política exterior, la postura migratoria con México, la cultura del miedo, etc.
Documentales como “Bowling for Columbine”, “Farenheit 9/11” y “Supersize Me” muestran un sistema al borde de un colapso, en el cuál se promueve el capitalismo sobre toda salud mental o física. La guerra en Iraq, sin respeto a la ONU, ha tomado mucho más tiempo y vidas de lo previsto. Ha acabado con gran parte de su riqueza histórica. El país fue víctima de terrorismo y respondió con otro acto terrorista.
Con ese hecho, EUA ha incitado a la infancia del medio oriente a ser los terroristas del mañana, lo que alimentará aún más el miedo. Ahora parece que va contra Irán… y ellos sí tienen armas nucleares… al parecer, ese es un privilegio que sólo Estados Unidos y sus aliados quieren tener. En cuanto a la inmigración, Estados Unidos sigue promoviendo la globalización pero demostrando que sólo quiere que ésta sea unilateral. Los inmigrantes siempre han sido usados para la producción de bajo costo.
Ahora, que se han dado cuenta que los latinos son el grupo más grande después de los blancos, quieren prohibirla, sancionando a los inmigrantes y no a todos los empresarios que los contratan. Sin embargo, el mundo se da cuenta de eso y la popularidad de Bush es bajísima, incluso en su país. El hecho de que Kerry y Bush en las pasadas elecciones hayan ambos roto el récord histórico de votantes por un partido, indica que la resistencia a esquemas de este tipo está creciendo. La práctica de la cultura del miedo es a lo que le ha apostado el gobierno de este país en sus últimos períodos presidenciales. Esta práctica lleva al odio y el odio al desequilibrio social.
Estados Unidos tendrá que decidir entre ser un país que se concentre aún más en acrecentar su poder y sus prácticas de miedo, o uno que se preocupe por mejorar su moral y promover ideologías que no ocasionen conflictos sociales, tanto dentro como fuera de su país, que significarán su inminente decadencia.

LA CRISIS CLIMÁTICA.
“An Inconvenient Truth” es un documental que se estrenará este año y que habla del futuro climático de la tierra. Expone que el planeta, con huracanes, maremotos y con el incremento global de temperatura, sólo se defiende de los humanos. El dato más impactante puede ser la elevación de siete metros del nivel del mar en todo el globo, lo que ocasionaría millones de damnificados.
La historia de nuestro sistema energético puede ser vista de la siguiente manera: por siglos hemos extraído trillones de litros de un combustible líquido del subsuelo y lo hemos quemado de diferentes formas en la faz de la tierra.
La riqueza y la comodidad que el petróleo trajo al mundo opacó sus bien conocidos efectos colaterales. En 10 años, según este filme, veremos el inicio de una revolución climática. Los medios alternativos de generación energética ya no podrán ser guardados en un cajón frente a la prolífica estructura petrolera del mundo.
Esta vez, no se trata de “no lastimar al planeta”, concepto que las grandes empresas lo consideran como un cliché publicitario. Se trata de supervivencia. Ese será otro gran cambio.

NUESTRAS ELECCIONES PRESIDENCIALES. El mismo 2 de julio del 2000, el PRI tenía la certeza de que iba a ganar las elecciones, como siempre. Nadie en realidad creía que México tenía la oportunidad de un cambio de forma de gobernar. Si bien ésta ha sido buena o mala, pudimos elegir y el nacimiento de ese derecho detonó una revolución democrática. Sin embargo, por nuestros antecedentes históricos en las urnas, no hubo tanta expectativa en cuanto a la elección del 2000 como la hay ahora.
No creo que el país haya visto en su historia una contienda más mediatizada, medida, analizada y proyectada que en 2006. Es imposible ver la televisión nacional por 5 minutos sin encontrarte un anuncio o tema político. Los candidatos están desesperados ante el aún incierto resultado. Ninguno de los tres partidos quiere ser “el sorprendido PRI” del pasado 2 de julio.
Aunado a esto, los medios, en su tradicional afán de obtener audiencia y elevar ratings, convierten la contienda en un gran circo y los candidatos están encantados de participar en él. Por ende, los que pagamos (y pagamos mucho) por ver este circo somos nosotros, los que en realidad deberíamos ser protagonistas de un acto menos espectacular y mucho más propositivo.
Al parecer, llegó la democracia a México el 2 de julio de 2000, pero la madurez democrática es algo que al menos yo sigo esperando. Es cansado ser espectador de las súplicas que metódicamente los políticos mexicanos nos hacen por nuestra atención a la hora de las contiendas.
Todos ellos quieren que escuchemos lo que tienen que decir de ellos mismos, de los demás candidatos e interminables discursos de cómo el país mejorará sólo si ellos ganan. Es claro que se ha olvidado que ellos son los que tienen que escucharnos. Ese esfuerzo es comparativamente minúsculo contra lo que ellos dicen y desaparece a la hora que son elegidos.
¿Cuántas veces hemos como sociedad pedido al diputado de nuestro distrito o a nuestro senador algo y que lo proponga en la cámara? ¿Sabemos como siquiera contactarlos? ¿Recordamos sus nombres después de la elección? México se destina hacia un futuro político populista y no lo digo sólo por López Obrador.
Los tres grandes candidatos han seguido esta línea. Todo este circo sólo invalida la palabra “política” y perdemos fe en nuestros gobiernos. Sólo dos cosas pueden suceder con este clima político: una ruptura social o un avance hacia la madurez democrática. Atenco, la agresión empleada en las campañas políticas y la declaración del narcotráfico mexicano como el más grande del mundo, me llevan a pensar que vamos hacia lo primero. Ojalá y esté equivocado.

LA IGLESIA POLÍTICA
La elección del Cardenal Ratzinger [al cual se le consideraba “favorito”] como dirigente de la Iglesia Católica mostró al mundo la política dentro de la Iglesia. Tal vez a los jóvenes que la observamos nos abrió un poco más los ojos y es cosa conocida por los más grandes.
Sin embargo, el cambio de ideología en la práctica política del Papa Benedicto, comparada con la de Juan Pablo II, nos muestra la naturaleza humana de los líderes religiosos hasta la figura papal. Todo esto se vuelve evidente con la “sanción” al Padre Marcial Maciel, mexicano y fundador de los Legionarios de Cristo, una de las comunidades católicas de más rápido crecimiento y poder en el mundo.
Se comenta que Juan Pablo II decidió en su mandato no llevar esta sanción a cabo y, desde que Ratzinger fue elegido, se sabía que iba a reabrir el caso.
Tanto así que, el Padre Maciel decidió dejar de ser dirigente de los Legionarios apenas subió Ratzinger a la cabeza de la Iglesia por si éste lo castigaba. Tal vez estoy equivocado y pudo ser por su edad y condición de salud. El punto es que, yo no había visto un revés tan grande en la conducta papal. Los Legionarios de cristo niegan sutilmente la razón por la cual este padre es sancionado (pederastia) en su sitio web.
Una congregación de esta envergadura está, de alguna forma, negando al vaticano. Entre las repercusiones que creo que veremos de este hecho está la pérdida de credibilidad en la Iglesia como institución y, de forma secundaria, en los Legionarios de Cristo.

Son interesantes los tiempos que nos toca y nos tocará vivir. A veces me da por pensar en las cosas que pudieron ser mejores y desahogarme… mañana será otro día.

7 Comments

  • No había caído en la cuenta de todo lo que estamos viviendo, de cómo puede ser el antecedente de cambios más significativos.

    Ahora en específico, es cierto que Maciel está muy acabado, una amiga michoacana lo vio hace poco en Cotija de la Paz, cuna de los Legionarios de Cristo y sí, no puede caminar, contrabajo puede hablar, etc.

    La verdad es que la decisión de Benedicto me hizo preguntarme: ¿por qué no lo hicieron antes? ¿Por qué ahora?

    Los Legionarios de Cristo, así como el Opus Dei son una importante fuente de capital para el Vaticano, de ahí que siempre han tenido mucha influencia en él, de ahí que Marthita Sahagún (nacida en Zamora, multi-relacionada con los legionarios) haya logrado una anulación matrimonial de lo más ilógica.

    ¿Por qué sancionar ahora a los legionarios? ¿Es una guerra interna de la Iglesia Católica? ¿Es un intento por recuperar la confianza de sus fieles? ¿Qué diablos pasa?

    PD: Dios, hay tanto de qué hablar en este post…

  • Muy interesantes los apuntes, pero creo que prefiero la versión en vivo… Es más interactiva y tiene apoyos visuales y reconstrucciones de los hechos.

    Por otro lado:

    “la naturaleza humana de los líderes religiosos hasta la embestidura del Papa.”

    embestidura.
    1. f. Acción y efecto de embestir.

    embestir.
    (Quizá del it. investire, acometer).
    1. tr. Ir con ímpetu sobre alguien o sobre algo. El toro embistió al torero. U. t. c. intr. Ese toro no embiste. U. t. en sent. fig. El camión embistió contra la pared.

    Madre! No sabía que las cosas ya se habían puesto *tan* violentas en el Vaticano :O

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *