Muchas veces, el fracaso o éxito de un negocio con punto de venta, puede depender de que el cliente entre o no al local. Esto, en específico, está relacionado directamente con dos aspectos: tener una buena ubicación y una gran presencia de marca. Sin embargo, aunque idealmente se deberían buscar ambas cosas, muchas veces el presupuesto no alcanza.

Ubicación, ubicación, ubicación.

Por un lado, elegir invertir en una buena ubicación, es una gran alternativa. Lo ideal es que sea un lugar fácil de encontrar, gran afluencia de público, cerca de donde se encuentra el target, con fácil acceso, entorno compatible con el giro, etc. Esto se traduce a más personas viendo, conociendo, entrando y comprando en tu negocio. 

Generalmente, los locales con estas características suelen tener precios más elevados, al encontrarse en plazas comerciales o zonas y avenidas comerciales populares. Por esta razón, muchas veces se sacrifica la ubicación y los negocios son establecidos en lugares menos populares, con menos afluencia y visibilidad.

¿Si no tengo ubicación, no tengo nada?

Pensemos en las complicaciones que podrían existir en una ciudad como Mérida, por ejemplo. Al igual que muchas otras ciudades mexicanas, generalmente tiene altas temperaturas y mucho sol. Esto hace que, a diferencia de lugares con climas más templados, las personas eviten caminar en el exterior durante el día, a menos que sea necesario.

Un negocio ubicado fuera de una plaza o alejado de una zona comercial, puede encontrarse ante la problemática de que su mercado no lo vea “al pasar” tan fácilmente y que tarde más en identificarlo. Como resultado, tenemos clientes que van a los negocios “de siempre”, aunque le queden más lejos o no sean su mejor alternativa.

Los clientes potenciales que no entran al negocio porque no lo ubican o no lo recuerdan, son los mismo que podrían mantenerlo en el mercado si ya hubiesen establecido un vínculo con la marca.

Si no hay buena ubicación, que haya buena estrategia de marca

Aunque una buena ubicación es importante, no tenerla no es el fin del mundo. Existen varias formas de equilibrar una ubicación no tan buena, pero todo se resume a: tener una marca fuerte.

Trabajar en los cimientos de una marca, tiene un efecto importante y positivo para sus posibilidades de mantenerse en el mercado. Cuando esos cimientos se comienzan a transformar en elementos tangibles, es cuando cuando se hace más fácil percibir la esencia de la marca. 

Por medio de elementos como el nombre, identidad gráfica y comunicación, la marca logra proyectar un concepto que, bien planteado, atraerá la atención de su target. Que este planteamiento sea estratégico, es clave para conseguir su reconocimiento y recordación.

Una marca bien planteada, conformada por características que la hagan atractiva, memorable y la distingan de su competencia, es una marca que se vuelve relevante para el mercado. Y, si bien se necesita más que una buena primera impresión para que un negocio se mantenga en el mercado, muchos negocios terminan antes de que las personas puedan conocerles y enamorarse de ellos.

Entonces, ¿vale más la pena invertir en ubicación o en estrategia?

Idealmente, debería invertirse en ambas. Una buena ubicación unida a una marca planteada estratégicamente, suele ser una combinación ganadora. Sin embargo, si nos enfrentamos a la necesidad de decidir entre una y otra, tenemos que tener en cuenta que, lo menos conveniente, sería invertir 0% en una y 100% en la otra.

Sin importar qué tan buena sea tu ubicación, una marca débil o genérica, difícilmente llamará la atención del mercado. Y una marca increíble en una pésima ubicación, también tendrá complicaciones.

Por esto, la decisión deberá basarse siempre en el equilibrio entre ubicación y estrategia de marca. Si no se tiene acceso a una buena ubicación, definitivamente debería invertirse en crear una estrategia que eleve al negocio y lo ponga en el camino correcto hacia el éxito.

Si tu negocio no va tan bien como esperabas o estás por abrirlo y sientes que le hace falta fuerza, ponte en contacto con nosotros. ¡Podemos ayudarte!

suscríbete al newsletter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *